AREKORATA

y sonrío y me callo porque, en último extremo, uno tiene conciencia de la inutilidad de todas las palabras (Ángel González)